logo-alava
  • logo flickr
  • logo vimeo
  • logo YouTube
  • logo Facebook
  • logo Twitter

Araba Press

La Diputación Foral asumirá directamente las nuevas tutelas de personas adultas que determine la autoridad judicial


Ampliar

--

En Álava un total de 339 personas mayores de edad están bajo tutela pública, ya que se encuentran en desprotección en razón de su discapacidad intelectual, enfermedad mental, elevada edad o exclusión social, y no tienen una persona idónea para asumir esa labor
Se crea la Comisión Foral de Tutelas y Defensa Judicial de Personas Adultas, que coordinará los recursos existentes para las tutelas asignadas a la Diputación Foral

Comparte la Noticia:
Vitoria-Gasteiz, 8 de octubre de 2018. La Diputación Foral de Álava será a partir de ahora la entidad tutora de las personas adultas del territorio histórico que la autoridad judicial dictamine que deben estar bajo tutela pública. Para ello, el Consejo de Gobierno Foral tiene previsto aprobar mañana la creación de la Comisión Foral de Tutelas y Defensa Judicial de Personas Adultas del Territorio Histórico de Álava. Presidida por el diputado general de Álava, será un órgano de carácter consultivo, encargado de la ordenación y coordinación de los recursos existentes en Álava para las tutelas asignadas a la Diputación Foral.

Así lo han anunciado esta mañana la diputada foral de Servicios Sociales, Marian Olabarrieta, y el director gerente del Instituto Foral de Bienestar Social, José Luis Alonso Quilchano. “Este nuevo modelo servirá tanto para ordenar y clarificar el modelo de tutelas de las personas adultas incapacitadas judicialmente en Álava, como para realizar una supervisión más exhaustiva, y mejorar la calidad de la atención y de la defensa de los derechos de estas personas”, ha afirmado Marian Olabarrieta.

Las personas mayores de edad con la capacidad de obrar modificada judicialmente se encuentran en situación de desprotección por carecer de capacidad para la defensa y el ejercicio de sus derechos, necesitan apoyo y asistencia en la adopción de sus propias decisiones, y no cuentan en su red familiar y social con una persona que pueda asumir las funciones de tutora. Por lo general, su situación es de vulnerabilidad, en razón de su discapacidad intelectual, enfermedad mental, elevada edad o exclusión social.

Descárgate la nota de prensa

Áreas: [SERVICIOS SOCIALES]